Fiscalizar para prevenir

21 / Feb / 2020

Foto ASF-David ColAl rendir protesta como Auditor Superior de la Federación, asumí el reto y el compromiso de avanzar en las propuestas que permitieron mi elección casi por unanimidad, esto es, modernizar los métodos de trabajo de la institución, adecuar sus estructuras de acuerdo con los nuevos desafíos que implica la modernización tecnológica, avanzar en la inteligencia artificial; reducir los tiempos de las auditorías, privilegiar el enfoque preventivo, sancionando cuando se tenga que hacer y realizar las denuncias penales en estrecha colaboración con la Fiscalía General de la República, incrementar la comunicación con los poderes y los órdenes de gobierno; diseñar apropiadamente el tamaño y la representatividad de las muestras auditadas, eliminar los paraísos olvidados de la fiscalización e insistir en propuestas  para hacer auditorías en tiempo real; así como fiscalizar a los tres poderes en los tres órdenes de gobierno y a sus organismos autónomos.

Al respecto, usamos las herramientas de la planeación estratégica, elaborando ya nuestro segundo Plan Anual, adecuando nuestras estructuras y objetivos, a la realidad social y económica de un país heterogéneo como el nuestro, con altos índices de pobreza y desigualdad. Todo ello, con el fin de contribuir a disminuir los niveles de corrupción e impunidad.

La Auditoría Superior de la Federación es diferente a otras instituciones que ejercen, de forma focalizada, funciones de control; vamos más allá del control interno como el que hacen las contralorías, incluso en los organismos autónomos y en las entidades federativas.

No podemos ser insensibles al contexto nacional y al sentido de lo que hacemos, tal es el caso de la denuncia de situaciones irregulares en el Infonavit, las cuales motivaron que la ASF programara auditorías a esta institución, de las cuentas 2017 y 2018. Sin embargo, ante la negativa del ente para la realización de la auditoría –manifestando que se encuentran exentos de la fiscalización superior– se recurrió judicialmente esta consideración.

Al respecto, solicitamos a la Suprema Corte de Justicia la atracción del asunto, la cual nos fue concedida por unanimidad de los integrantes de la Segunda Sala del Alto Tribunal, máxima instancia que próximamente se pronunciará al respecto, fijando el derecho que constitucionalmente corresponda. Que la Suprema Corte decida.

En temas relacionados con el Infonavit, vale la pena subrayar el rol destacado de la Fiscalía General de la República para lograr una cuantiosa devolución de recursos, lo cual es muestra de que no puede haber espacio de opacidad, más tratándose de un organismo de servicio social.

Hago un paréntesis, en relación con las auditorías de administraciones anteriores de Pemex, al respecto la ASF ha proporcionado a la Fiscalía General de la República todos los elementos de información a su disposición para coadyuvar en la investigación correspondiente y la sanción de los responsables que se determinen judicialmente. Además, se ampliaron las revisiones de Agronitrogenados, cuyos resultados están en seguimiento y su información está a disposición de las autoridades de procuración de justicia, tan es así que en meses pasados presentamos una denuncia en relación con este tema.

Ahora bien, el día de ayer, respecto de la Cuenta Pública 2018, la ASF presentó a la Cámara de Diputados 872 informes individuales con lo que suman un total de mil 808 referidos a la Cuenta Pública 2018.

Sólo tratándose de la revisión al gasto federalizado, el monto observado asciende a 144 mil 430 millones de pesos, pero no nos confundamos, no digamos que son desvíos, viene un proceso de aclaraciones y como la experiencia indica, se reduce estos meses lo pendiente, quedando cantidades importantes, pero no las observadas.

El Informe y las mil 808 auditorías están en la página de la ASF.

David Colmenares Páramo



Programa Anual de Auditorías para la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2019

17 / Feb / 2020

PAAF 2019 03

PAAF 2019 02

PAAF 2019 01

Más información en: http://www.asf.gob.mx/Section/52_Que_hacemos_y_como_lo_hacemos



Municipios y gasto federalizado

14 / Feb / 2020

Foto ASF-David ColEsta semana se ha hablado del tema municipal: tenemos más de dos mil 500 municipios, se trata del único orden de gobierno que tiene territorio, más de la mitad vive en condiciones de pobreza extrema e históricamente, a pesar de las reformas al artículo 115 constitucional, no ha logrado despegar en materia de desarrollo.

En el sur sureste están más de la mitad de los municipios del país, la mayoría en condiciones de pobreza y miseria, siendo víctimas no solo de los cacicazgos de cada región, sino –como se ha visto– del crimen organizado en sus diferentes facetas; siguen viviendo situaciones de inseguridad extrema y la violencia domina amplias regiones de la nación.

Pero tienen una gran riqueza comunitaria, y una voluntad ciudadana para participar en la construcción de su propio desarrollo, por ejemplo está el caso de Oaxaca, con sus usos y costumbres: en 1995 se reconocen los usos y costumbres en la organización política municipal, y en 1998 se promulga la Ley de Derechos de los Pueblos y Comunidades Indígenas de Oaxaca, en la cual el tequio –el trabajo ciudadano– y la transparencia son ejemplares: 417 de los 570 municipios de esa entidad se rigen por este sistema.

Las autoridades municipales actúan sin afán de lucro, duran generalmente un año en el cargo, que ejercen con entusiasmo y un espíritu de servicio. Un buen ejemplo es el de los caminos rurales en ese estado, con la participación de los ciudadanos, como lo demuestran los estudios sobre participación ciudadana en los diversos programas sociales que se han realizado en la ASF. La base de su organización es la Asamblea.

En la segunda mitad de los años ochenta, se crearon programas como Lluvia, Tequio y Alimentos o Atajar el Agua a como dé Lugar, existiendo una figura poderosa que ayudó al ejercicio transparente y eficiente de los recursos, que fue la de los contralores sociales en cada municipio y la publicación de ingresos y gastos en los pequeños palacios municipales.

Para lograr el desarrollo social y regional, se requiere partir desde la base municipal, de abajo hacia arriba, y que los programas sociales sean amigables con la figura municipal. Eliminar los pari passus en programas como el Fonden, por ejemplo.

Se le ha criticado al municipio que es un mal recaudador, utilizándose las cifras del impuesto predial, que descontando a la CDMX, apenas rebasa el 0.1 por ciento del PIB, muy lejos del 0.6 de Chile o el 0.4 de Colombia; por un lado, por el desinterés fiscal por un centralismo tributario, pero fundamentalmente por la estructura nacional de la desigualdad, por ello la recaudación del predial ha provocado que la misma se concentra en un poco más de 100 municipios, excluyendo a la CDMX, que tiene constitucionalmente un gobierno centralizado, cuya recaudación del predial la hace el gobierno central.

En el informe que presentará la ASF la siguiente semana, se observará que el gasto federalizado, esto es participaciones y aportaciones, cuya fiscalización es responsabilidad exclusiva de la misma, representan tres cuartas partes de las casi dos mil auditorías realizadas en 2019.

Con el tiempo para aclarar las observaciones, será hasta fin de año cuando haya cifras definitivas, que no es el mejor indicador, esto es dos años después de que se ejerció el primer peso del presupuesto 2018. De ahí la urgencia de reformas que permitan que la Auditoría pueda revisar en tiempo real, esto es antes de que se comentan los presuntos o probables desvíos, ya que aún las denuncias son sobre hechos ya ocurridos.

Efectivamente, los reintegros y las sanciones son necesarias, pero siempre será mejor prevenir, incluso en el ámbito municipal.

David Colmenares Páramo