Autonomía de auditorías estatales

21 / Sep / 2018

Foto ASF-David ColEsta semana tuve oportunidad de compartir una reunión con el auditor superior de Veracruz, uno de los pocos que van a concluir su gestión, así como con el futuro auditor de Chihuahua, quien fue electo con la participación de una comisión ciudadana conformada por académicos, empresarios y especialistas, la cual se encargó de diseñar una herramienta de evaluación para los candidatos, aceptada por el Congreso local, lo cual puede marcar un hito virtuoso respecto a la selección de los titulares de los organismos de fiscalización superior de los congresos locales, cuya independencia de los poderes locales y su compromiso con la calidad del trabajo fiscalizador deben ser parte fundamental de su desempeño.

No es un tema nuevo hablar de la dependencia que han tenido muchas de las ASOFIS respecto a la influencia que tiene sobre ellos el poder político, sobre todo en el espacio local. Incluso en el caso de los delegados federales ha sido evidente como los gobernadores, excepciones honrosas las hay, por supuesto, determinan quienes han sido los delegados de las dependencias federales, que muchas veces han sido más operadores políticos, y el peso que tienen al proponer a los congresos locales la terna o al candidato para ser el titular del órgano fiscalizador.

También es reconocido que la mayoría de ellos no han terminado los siete años que deberían estar, ya que, con los cambios de gobierno estatal, son obligados a renunciar, y cuando se resisten se han dado muchas presiones para que lo hagan: les meten segundos mandos, los aprietan presupuestalmente e incluso han llegado a desaparecer la Auditoría Superior del estado, creando un órgano alterno con otro nombre.

Ese tipo de actuación ha sido multicolor, lo cual es un obstáculo para el fortalecimiento institucional y un buen resultado de las revisiones que realicen las auditorías superiores de los estados.

En principio deben de ser independientes de los gobiernos estatales, ya algunos lo son; sin embargo, aún faltan muchos para que cumplan adecuadamente con sus responsabilidades. Existen la Asociación Nacional de Organismos de Fiscalización Superior y Control Gubernamental, la ASOFIS, que preside el auditor superior de la Federación. Juntos participan con la Comisión Permanente de Contralores Estados-Federación, que encabezados por la Secretaría de la Función Púbica conforman el Sistema Nacional de Fiscalización, una de las estructuras que forman el Sistema Nacional Anticorrupción.

Se requiere, por tanto, que las ASOFIS tengan autonomía de gestión y autonomía presupuestal, que sean electos a partir de propuestas en que participen los ciudadanos e incluso la propia ASF, encontrando mecanismos que les den seguridad presupuestal.

Esta es una práctica recomendada por la OCDE y el INTOSAI, que es la Organización Internacional de Entidades Fiscalizadoras Superiores, con 192 Auditorías Superiores de pleno derecho, de la que forma parte la ASF, la cual además preside las OLACEFS, a nivel latinoamericano. Esta última una organización autónoma, independiente y apolítica.

Para avanzar en el enfoque preventivo, es necesario que desde su selección se use la tecnología y la transparencia en el proceso de selección, y que los nuevos gobernadores y congresos locales comprendan la importancia de que a los auditores se les respete su independencia, y entonces sí a revisar y a prevenir.

La ASOFIS además de tener un esquema de reuniones regionales de manera periódica, son seis zonas, con tareas específicas, celebra reuniones ordinarias privadas de la comisión permanente, que por cierto próximamente celebrará una de ellas.

La coordinación intergubernamental es un instrumento fundamental del federalismo como forma de gobierno. Lo real es que somos un país federalista a medias con muchos espacios centralistas, tenemos que rescatar este concepto y fortalecerlo en todos los ámbitos de la política pública. La auditoría gubernamental es uno de los más importantes.

David Colmenares Páramo


Etiquetas:      


Resolución de las Naciones Unidas para el fomento de la eficiencia, eficacia, rendición de cuentas y transparencia de la Administración Pública a través del fortalecimiento de las Entidades Fiscalizadoras Superiores

09 / Mar / 2012

El pasado 22 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), aprobó, durante su sexagésimo sexto periodo de sesiones, la Resolución para el “Fomento de la Eficiencia, Eficacia, Rendición de Cuentas y Transparencia de la Administración Pública a través del Fortalecimiento de las Entidades Fiscalizadoras Superiores (EFS)”.

Su aprobación representa la culminación de un gran esfuerzo de la comunidad de EFS que integran a la Organización Internacional de las Entidades Fiscalizadoras Superiores (INTOSAI), incluyendo entre ellas a la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en su búsqueda hacia el fortalecimiento de las EFS a través del reconocimiento de la “Declaración de Lima sobre las Líneas Básicas de la Fiscalización” y la “Declaración de México sobre Independencia de las Entidades Fiscalizadoras Superiores”.

De esta forma, las Naciones Unidas reconocen que las Entidades Fiscalizadoras Superiores:

  •  Sólo pueden realizar sus deberes de forma objetiva y eficiente si gozan de independencia de la entidad auditada y en el caso que estén protegidas contra cualquier influencia por parte de terceros;
  •  Tienen un papel importante en el fomento de la eficiencia, eficacia, rendición de cuentas y transparencia de la administración pública, lo que fortalece la realización de los objetivos y prioridades de desarrollo tanto nacionales como internacionales y, en especial, los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas.

Además, con esta resolución los miembros de las Naciones Unidas toman nota de:

  •  la labor de la INTOSAI para fomentar la eficiencia, eficacia, rendición de cuentas y transparencia, así como la eficaz y eficiente recaudación y utilización de fondos públicos en el interés de los ciudadanos, y
  •  las Declaraciones de Lima y de México, alentando a sus Estados miembro a aplicar al interior de sus instituciones, a nivel nacional y de manera consistente, los principios establecidos en ambas Declaraciones.

Asimismo, la Resolución propone a los países miembro de las Naciones Unidas a mantener e intensificar su colaboración con la INTOSAI, en especial en lo que se refiere a la creación de capacidades para poder garantizar, a través de la labor de las EFS, la eficiencia, eficacia, rendición de cuentas y transparencia y, con ello, el buen gobierno.

Esta resolución representa un logro importante, pues implica un llamado de las Naciones Unidas para poner en práctica los principios establecidos en las Declaraciones de Lima y de México, lo que significa además un apoyo especial a aquellas entidades fiscalizadoras a nivel nacional y estatal, que aún luchan por los elementos centrales de su independencia.

A continuación se reproduce, para su conocimiento, la versión en español de la Resolución. Cabe señalar que la versión electrónica de las Declaraciones de Lima y de México puede consultarse en la dirección http://www.intosai.org/uploads/spanisch.pdf

 


Etiquetas:       


Información sobre la INTOSAI

07 / Mar / 2012

La Organización Internacional de las Entidades Fiscalizadoras Superiores (INTOSAI), es una entidad autónoma, independiente y apolítica, creada como una institución permanente para fomentar el intercambio de ideas y experiencias entre las Entidades Fiscalizadoras Superiores (EFS) de los 192 países miembros, en lo que se refiere a la auditoría gubernamental.

Desde hace más de 50 años, la INTOSAI ofrece a las EFS, pero también a otros órganos auditores, incluyendo a los responsables del control interno, un marco institucional para poder enfrentar las crecientes demandas de la fiscalización pública. Constituye, asimismo, un foro para que los auditores gubernamentales de todo el mundo puedan debatir los temas de interés recíproco y mantenerse al tanto de los últimos avances en la fiscalización y de las otras normas profesionales y mejores prácticas que sean aplicables. De conformidad con estos objetivos, el lema de la INTOSAI es “La experiencia mutua beneficia a todos”.

 

Su misión es proporcionar apoyo mutuo, fomentar el intercambio de ideas, conocimientos y experiencias, actuar como portavoz oficial de los organismos auditores en la comunidad internacional, y promover la mejora continua en la diversificada gama de entidades que la integran.

Así, en aras de promover el buen gobierno, habilitando a los organismos auditores para que ayuden a sus respectivos gobiernos a mejorar su desempeño, perfeccionar la transparencia, garantizar la obligación de rendir cuentas, mantener la credibilidad, luchar contra la corrupción, promover la confianza pública, y fomentar el uso de los recursos públicos en beneficio de sus pueblos, la INTOSAI opera en torno a su Plan Estratégico 2011-2016 que abarca cuatro metas, a saber:

1.         Rendición de Cuentas y Normas Profesionales,

2.         Creación de Competencias Institucionales,

3.         Compartir Conocimientos y

4.         Organización Internacional Modelo

 

Mayor información sobre la INTOSAI puede ser consultada en el sitio Web: http://www.intosai.org/


Etiquetas: