¿Qué esperar del Informe de la ASF?

18 / Feb / 2015

En México, para el ciudadano común, la imagen de lo público es negativa. Esto incluye a la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Quienes participamos en tareas del sector público enfrentamos el escepticismo de amplios sectores ciudadanos.

Esta avasallante realidad se alimenta de lo que pasa hoy pero, en realidad, es el resultado de la distancia que el funcionario público ha generado, desde hace décadas, entre su trabajo y el interés social.

La democracia, pensábamos, solucionaría esta relación de desconfianza. Ahora, queda claro que fuimos ingenuos. Un cuerpo enfermo no necesariamente se cura por el simple hecho de cambiar de doctor, o por renovar la manera en cómo se elige a éste. Una familia fracturada no soluciona sus problemas sin tener que pasar por el amargo trance de una crisis. Creo que ahí es dónde estamos ahora.

Tal vez en 30 o 40 años, con una mayor perspectiva, se pueda entender que esta etapa de desconfianza -donde hay un clamor para que la integridad, la eficiencia, la eficacia y la economía se instalen de manera definitiva en la cotidianidad de los servidores públicos- era necesaria para encontrar un rumbo positivo.

Esta transformación no debe concebirse como algo mágico; por el contrario, debe consistir en establecer una cultura de legalidad, orden, control y rendición de cuentas, creando un sistema donde cada funcionario público enfrente un ambiente liderado por la fiscalización, la transparencia y las sanciones efectivas, en el que sus incentivos personales se alineen con el interés público. De hecho el choque entre el interés personal y de la mayoría, en una democracia, debería catalogarse como conflicto de interés.

Hay dos factores que deben ser ponderados, por quienes toman las decisiones políticas en este país, a fin de contribuir, en la práctica, a que se den los cambios necesarios.

El primero es aceptar que esta etapa negativa de credibilidad e imagen no es un asunto de partidos, es un asunto de Estado. Con base en los argumentos expuestos, se puede construir la hipótesis de que esta crisis se suscitaría independientemente de la composición partidista de gobiernos y entidades públicas. En tanto no se conciba la solución como un asunto sistémico, no hay margen para el optimismo.

Segundo, los problemas vinculados con la gestión gubernamental trascienden al año fiscal. Es cierto que por facilidad operativa, el funcionamiento de los entes públicos debe medirse por años. El presupuesto se aprueba de esa manera y la Cuenta Pública se elabora sobre una base anual. Sin embargo, los incentivos que enfrentan los funcionarios públicos no son anuales sino permanentes; esa es la respuesta a la reiterada pregunta “¿qué partido en el poder fue peor o mejor en cuanto al manejo de los dineros públicos?”.

En este contexto, hoy la ASF presenta el Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2013. Esta entrega incluye mil 402 auditorías, ocho evaluaciones de políticas públicas y tres estudios. Se incorpora, como lo comenté en otras participaciones, un Informe General en el que se identifican trece áreas del sector público con riesgos que propician la recurrencia de observaciones y que van más allá del año que se revisa.

Sin dejar de cumplir con el marco legal vigente, el Informe que presenta la ASF contribuye a una visión de largo plazo en la búsqueda de que su labor trascienda las coyunturas políticas.


Etiquetas:             


David Colmenares Páramo fue nombrado Auditor Especial de Gasto Federalizado de la ASF

13 / Jun / 2012

El Titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), Juan Manuel Portal, designó a David Colmenares Páramo como Auditor Especial del Gasto Federalizado de la institución. A partir del 16 de junio del presente, David Colmenares encabezará la unidad encargada de fiscalizar los recursos federales a estados y municipios. http://www.asf.gob.mx/uploads/72_Boletines_de_prensa/Boletin_David_Colmenares.pdf

 

 


Etiquetas:      


Resolución de las Naciones Unidas para el fomento de la eficiencia, eficacia, rendición de cuentas y transparencia de la Administración Pública a través del fortalecimiento de las Entidades Fiscalizadoras Superiores

09 / Mar / 2012

ASF - Fortalecimiento Entidades FiscalizadorasEl pasado 22 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), aprobó, durante su sexagésimo sexto periodo de sesiones, la Resolución para el “Fomento de la Eficiencia, Eficacia, Rendición de Cuentas y Transparencia de la Administración Pública a través del Fortalecimiento de las Entidades Fiscalizadoras Superiores (EFS)”.

Su aprobación representa la culminación de un gran esfuerzo de la comunidad de EFS que integran a la Organización Internacional de las Entidades Fiscalizadoras Superiores (INTOSAI), incluyendo entre ellas a la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en su búsqueda hacia el fortalecimiento de las EFS a través del reconocimiento de la “Declaración de Lima sobre las Líneas Básicas de la Fiscalización” y la “Declaración de México sobre Independencia de las Entidades Fiscalizadoras Superiores”.

De esta forma, las Naciones Unidas reconocen que las Entidades Fiscalizadoras Superiores:

  •  Sólo pueden realizar sus deberes de forma objetiva y eficiente si gozan de independencia de la entidad auditada y en el caso que estén protegidas contra cualquier influencia por parte de terceros;
  •  Tienen un papel importante en el fomento de la eficiencia, eficacia, rendición de cuentas y transparencia de la administración pública, lo que fortalece la realización de los objetivos y prioridades de desarrollo tanto nacionales como internacionales y, en especial, los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas.

Además, con esta resolución los miembros de las Naciones Unidas toman nota de:

  •  la labor de la INTOSAI para fomentar la eficiencia, eficacia, rendición de cuentas y transparencia, así como la eficaz y eficiente recaudación y utilización de fondos públicos en el interés de los ciudadanos, y
  •  las Declaraciones de Lima y de México, alentando a sus Estados miembro a aplicar al interior de sus instituciones, a nivel nacional y de manera consistente, los principios establecidos en ambas Declaraciones.

Asimismo, la Resolución propone a los países miembro de las Naciones Unidas a mantener e intensificar su colaboración con la INTOSAI, en especial en lo que se refiere a la creación de capacidades para poder garantizar, a través de la labor de las EFS, la eficiencia, eficacia, rendición de cuentas y transparencia y, con ello, el buen gobierno.

Esta resolución representa un logro importante, pues implica un llamado de las Naciones Unidas para poner en práctica los principios establecidos en las Declaraciones de Lima y de México, lo que significa además un apoyo especial a aquellas entidades fiscalizadoras a nivel nacional y estatal, que aún luchan por los elementos centrales de su independencia.

A continuación se reproduce, para su conocimiento, la versión en español de la Resolución. Cabe señalar que la versión electrónica de las Declaraciones de Lima y de México puede consultarse en la dirección http://www.intosai.org/uploads/spanisch.pdf

 


Etiquetas: