Primera entrega de Informes Individuales: ¿qué esperar?

24 / Jun / 2017

El próximo 30 de junio, de acuerdo con las modificaciones introducidas en la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación, tendrá lugar un evento que representa un hito en la fiscalización superior en nuestro país: la primera entrega de informes individuales a la Cámara de Diputados, a través de su Comisión de Vigilancia.

Hasta antes de la reforma de 2016, por disposiciones legales, los resultados de la fiscalización de la Cuenta Pública eran dados a conocer catorce meses después del cierre del año fiscal revisado, lo que ocasionaba constantes cuestionamientos de los propios legisladores, y de otros sectores, respecto al retraso considerable de la emisión de las observaciones y recomendaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), sobre todo, a la luz de no llegar a tiempo para servir como referencia para los debates sobre el Presupuesto de Egresos de la Federación.

El nuevo mecanismo está basado en la consideración de que la labor fiscalizadora puede tener más utilidad para sus usuarios si la presentación de los resultados se segmenta en varios momentos a lo largo del año; esto permitirá el establecimiento de una dinámica distinta, caracterizada por una mayor oportunidad y, por consiguiente, la posibilidad de que los insumos generados por la auditoría gubernamental incrementen su relevancia en la labor legislativa.

Se prevé que los informes individuales —que corresponden a cada auditoría realizada— sean presentados en tres entregas: en los meses de junio y octubre, así como el 20 de febrero del año siguiente; en esta última fecha los informes individuales restantes se acompañarán, como quedó consignado en la Ley, de un Informe General Ejecutivo.

De esta manera, el concepto que se utilizaba previamente, el “Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública”, y que agrupaba a la totalidad de las revisiones practicadas a un año fiscal determinado, fue transformado, a fin de subrayar el peso que puede tener una revisión en particular para referencia del Poder Legislativo y otros grupos de interés.

Tal y como se ha realizado hasta ahora, en los informes individuales se dará cuenta de las observaciones, recomendaciones y acciones que se deriven de las revisiones practicadas. Cabe aclarar que, con la notificación del respectivo Informe Individual a las entidades auditadas, por parte de la ASF, quedarán formalmente promovidas y notificadas las acciones y recomendaciones a las que haya habido lugar. Esto es importante, puesto que permite acelerar los tiempos para la solventación de los hallazgos o el inicio de las acciones subsecuentes, como podrían ser el comienzo de los procedimientos resarcitorios.

Poco a poco, los mecanismos previstos para la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción, incluyendo las modificaciones al proceso de fiscalización superior, van tomando su lugar. Estas disposiciones obligan a todas las instituciones involucradas a introducir modificaciones en sus rutinas administrativas, pero sobre todo, en el enfoque de sus actividades dentro del marco de un contexto más complejo y en el cual se han fijado grandes expectativas.

En aquellos temas de la competencia de la ASF, mantendremos nuestro compromiso de suministrar a los legisladores, la ciudadanía y los medios de comunicación, información objetiva y confiable respecto a la gestión de los recursos públicos; componente central para la mejora administrativa y el diseño de medidas preventivas en materia de la lucha contra la comisión de actos irregulares o contrarios al interés general.


Etiquetas:      


Los comentarios están cerrados.